jueves, 17 de marzo de 2011

Por Japón


Mis pensamientos están en Japón, y es tan, tan triste la situación hoy. Son miles sin agua, sin electricidad y sin transporte. En colas interminables para acceder a nada más que diez productos comestibles y encima con esa espantosa amenaza nuclear.
Es difícil subir un post hablando de nuestro cotidiano, de nuestra creatividad o de la belleza en cualquier orden, hoy no podría hacerlo por solidaridad.
Me uno a FOR JAPAN WITH LOVE la campaña de bloggers en silencio este viernes 18, aunque podemos hacer más ¿no crees?
Investiga en la web campañas de donaciones en tu país, a través de Unicef, La Cruz Roja, Save the Children y tantas otras organizaciones de ayuda.
Por mínimo que sea nuestro aporte contribuye a aumentar los recursos de socorro.

3 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Es algo tremendo, amiga mía. Creemos que somos los amos del universo, que podemos con todo, pero la realidad es que somos muy frágiles, demasiado frágiles.

Ojalá todo pase pronto y puedan seguir su vida con tranquilidad.

Un abrazo

dondelohabredejado dijo...

No sólo donar lo que podamos. También enfocar nuestros pensamientos de amor, luz y nuestras oraciones para toda esa gente. Para esas almas que descarnaron de un modo tan violento, para esas personas que quedaron tan llenos de tristeza y horror, para quienes perdieron familiares, su casa, su todo. Para todos esos seres humanos que están sufriendo, que nuestras oraciones y nuestras bendiciones estén con ellos. También para todos los animalitos que están atemorizados.
focalicemos todo nuestro amor hacia ellos.
Un abrazo.

Papersome dijo...

Mari,
sí que es tremendo, amiga!
Mandemos nuestras mejores bendiciones a este pueblo que ha sabido ser solidario con otros.
Un beso grande, Mari


Marina,
¡claro que siempre podemos hacer algo más que una donación.Estuve tentada de invitar a todos a env iar nuestras bendiciones de la manera que sepamos hacerlo...
Todas los días cuando escucho el noticiero quedo impresionada. ¿Te imaginas cuántas historias personales y de vida sufriendo? Casi no puedo imaginarme tanta pérdida...
Me uno a tus oraciones, a tus deseos de fortalecer con amor aunque lejos, a todos los japoneses.
Un beso grandote

Patricia