domingo, 9 de diciembre de 2012

Una paleta de verdes y azules

Este fin de semana fue una gloria.
El clima fue perfecto. El calor no es agobiante todavía y nos pasamos los dos días en el jardín. María con sus amigas y yo a mis anchas con la cámara, haciendo estas fotos con una luz maravillosa de nuestro casi verano.


Esta Navidad vuelvo a ser anfitriona y nuestra fiesta familiar será en el jardín.
Entre tanto verde...¿por qué no una paleta diferente?
Azul marino, turquesa, verde esmeralda, verde clásico navideño y blancos suaves, casi naturales. Es una idea seductora.
Podría poner una mesa divertida y festiva combinando vajilla verde y azul. Estrellas y muchas, muchas velas. Los brillos son esenciales.



Espero que te guste mi propuesta de hoy, inspirada en la naturaleza y en mi jardín.
La frescura del verde armoniza con la magia del azul. En todas sus tonalidades.
Son intensos, naturales, animados y sugerentes. Un buen recurso para una Navidad diferente pero tan festiva como la tradicional.
Las etiquetas que ves, las hice con stencil y acrílicos. La plantilla es preciosa y la encontré en...¡adivina!... una pequeña ferretería. Me recuerda un diseño marroquí y me enamoró al instante.


El próximo viernes estaré en el blog  con un regalo para ti . ¿Quieres venir por él?
Que tengas un buen comienzo de semana.
Patricia

8 comentarios:

Moni dijo...

Hermoso Patricia!!!
Cómo siempre tan delicado, tan sutil...
Un abrazo lleno de luz
Moni

Papersome dijo...

Gracias, Moni!
Creo que voy a animarme a usar estos colores. Algunos de tus platos divinos pintados en azul, sería perfecto!!
Otro abrazo para ti!
Patricia

Jabonera dijo...

Patricia pero que preciosidad, como me gustaría tenerte mas a mano para que me hicieras estas cosas tan bonitas para mis paquetes y las fotos que sacas, no tengo palabras para expresar lo bonitas que son. Un beso.

Papersome dijo...

Ana,
¡qué placer volver a compartir contigo!
Mira lo que son las cosas....justo ayer pensaba lo divino que sería compra tus jabones...Me queda la duda si no los retendrían en aduana.
Ojalá estuviéramos màs cerca, sí!
Sería un gusto fotografiar esas bellezas que produces!
Un beso grande!
Patricia

Mari Carmen Polo dijo...

Hola, querida amiga :) Gracias por tus comentarios, por tus ánimos, por todo. Acabamos de volver del hospital y creo que aún quedan unos días por estar por allí, pero ojalá me equivoque porque nunca me había imaginado tener que pasar unas navidades en una sala de hospital, aunque tenías que ver cómo están los pasillos, llenos de motivos navideños. Yo quería haber puesto el árbol de Navidad a primeros de mes, pero no ha podido ser, y ahora ya no tengo tiempo porque apenas paro en casa. En fin... es la vida.

Quería decirte que tu mesa, sin duda alguna, será maravillosa, igual que lo son todos tus diseños, Patricia :) Tus invitados estarán felices a tu alrededor.

Me alegra mucho que estés de vuelta, es un gran aliciente. Yo no podré dejar hoy nada, he estado todo el día fuera y ahora ya no es momento de ponerse a dibujar. Pero lo haré en otro momento. He descubierto esta faceta y me relaja, me anestesia de los tristes pensamientos y me hace feliz.

Un abrazo y gracias por tanta belleza.

ana.gr dijo...

Qué preciosidad. Seguro que tu Navidad en el jardín te quedará divina. Me muero por verla!
Y me resulta muy chocante la Navidad con calor. Mis pies en estos momentos están heladitos!

Papersome dijo...

Querida Mari,
la vida hace estas jugarretas! Verás que dentro de un tiempo será sólo una parte de un anecdotario y tendrás otras Navidades con mucho para agradecer!
No sabes lo que me alegra (y lo que entiendo) que el dibujo te aporte tanto! Amiga...son una delicia, además! Te admiro.
Ojalá me anime a esos colores en mi mesa. Rompo mis esquemas pero me seduce hacer algo diferente, a María también.
Mis invitados son mis hermanos y mis sobrinos. Mi Navidad siempre han sido sólo familia y adoro pasarla con ellos.
Mil besos mi querida Mari, y llena ese rinconcito donde estarás en Nochebuena, con toda tu calidez y la magia de tus palabras. No importa dónde, sino con quién y con todo el amor por encima de las circunstancias.
Te abrazo fuerte!
Patricia

Papersome dijo...

Hola Ana,
¡gracias! Espero que sí! y que el buen tiempo acompañe.
Nunca viví una Navidad blanca aunque debe ser diviiiina!
Las nuestras son veraniegas con todo el buen ánimo que eso implica. Ropa ligera, piel bronceada, comidas frescas y cielos estrellados. ¡Una delicia! (no tendrías los pies heladitos)
Un beso
Patricia