jueves, 4 de abril de 2013

La otra lectura

Hay un lenguaje fascinante y siempre sorprendente: el de las casualidades.
¿Quién no ha vivido algún episodio en su vida, que ni remotamente pudo descifrar? ¿Que lo dejara mudo, con la boca abierta y los ojos bien grandes?
¿Quién no ha tratado de racionalizar, y darle un significado cabal a cualquier suceso "raro"?
Me refiero a esos hechos que cuando se manifiestan, nos dejan un poco aturdidos. Repiten un patrón travieso y desconcertante y siempre están engarzados a algo recién recordado, recién hablado o recién vivido.
¿Alguno de ustedes sabe darle una lectura? ¿O hacen como yo, que pasado el asombro las dejo en un cajoncito de la mente con el rótulo "casos no resueltos"?
Fueron varias las ocasiones que las tuve delante y todas (sin excepción) fueron a parar al cajoncito.
Las guardo por las dudas. Quizá algún día, logre una conciencia mayor y un pase al departamento de misterios a develar.
Mientras tanto, restamos importancia a estas extravagancias cotidianas y seguimos en nuestras actividades como si nada. O damos un pasito inspirados en la originalidad del momento y si tenemos ganas, las registramos.
Una vez lo hice.
Logré un registro con un pasito voluntarioso y el recurso que tenía a mano: mi cámara.
Esta foto,que forma parte del mosaico de mi banner, habla de unos de esos momentos locos e inquietantes, aunque simples. (Cuando se presentan, no lo hacen con la espectacularidad que quisiéramos y tampoco aportan un cambio sustancial a nuestras vidas.¡Peccato!)
Una tarde en casa, haciendo orden en el placard encontré una camisa confiscada que casi no recordaba como parte de mi guardarropas. Aunque al verla, sí me recordó cuánto me gustaba usarla años atrás.Viejita, de franela y adorable por su estampado Paisley. De las que solemos pedir prestado a nuestros esposos con la intención oculta de no devolverlas nunca.
Lo extraordinario fue encontrar casi el mismo diseño en un papel de regalo que salí a buscar un rato más tarde.Mismos colores y mismo día. Mismo origen, porque tanto el papel como la prenda son alemanes.
Y el mismo flechazo de amor frente al dibujo de gotitas curvas que siempre me hechizaron.
Se diferencian en el material en que fueron estampados, los años transcurridos y en que a  los papeles los obtuve legalmente, mientras que a la linda prenda me gusta llamarla "un derecho adquirido"
Llegué a casa, dispuesta a envolver mi regalo y a envolver a María en la camisa para tomar esta foto.
Fue divertido, aunque mucho más para un Universo cuántico que seguramente sonreía por haber manifestado sus ratos de recreo.




8 comentarios:

Beti Copetti dijo...

São as coisas mágicas da vida. E só consegue viver esta magia quem vê através do coração. As coisas simples que encantam trazem nosso amor para fora do corpo. E permitem momentos de pura felicidade só por estarmos vivos e sabermos desfrutar das delicadezas da vida.

Papersome dijo...

Querida Beti,
¡tienes razón! Forman parte de lo que concebimos como mágico, sin una explicación racional. Pero con la sensibilidad necesaria para afirmar que existen, porque las vivimos. Una y otra vez.
Un beso grande

silvia zappia dijo...

las caUsalidades...como la de haber llegado aquí.


besito*

Papersome dijo...

Y eres bienvenida, Silvia

Otro beso para ti!

Mari Carmen Polo dijo...

Querida amiga, si yo te contara sobre ese tipo de cosas 'raras' que a veces nos ocurren... Tengo muchas, y al igual que tú están guardadas en un cajoncito.

Las fotos... preciosas, como es habitual en tí. ¿Te dije que ya tengo mi cámara Canon? Bueno, en realidad tengo la Canon y la Olympus (me da penita desprenderme de ella porque es muy buena). Paco se ha comprado otra Canon mucho mejor. Yo también puedo usarla, pero creo que con dos ya es más que suficiente :)

Un besito. Te escribo.

giozi dijo...

Tienes razón!! son casi igualitas. Los regalos te han quedado lindos, y la última foto, con ese fondo azul tan intenso, le va de maravilla.

Un abrazo Patricia.

Papersome dijo...

Mari,
ya nos sentaremos a contarnos anécdotas increíbles!
¡Cuéntame de tu cámara nueva¡ ¡Qué emocionante! Y mira...no sé si alguna dejas de soñar con el equipo perfecto...
¡Espero tu mail y todas tus novedades, amiga! Mientras tanto otro beso para ti, desde nuestro otoño que hoy sí se siente!

Papersome dijo...

Hola Giozi,
sí! casi, casi!!
creo que tú ya conocías estas fotos que en su momento subí a Flickr, pero la anécdota bien vale un bis ¿no crees?
Un abrazo inmenso para ti y para tus niños.